viernes, 27 de febrero de 2015

El por qué de las varices

Las varices son una enfermedad que afecta a las venas, aumentándolas de volumen y produciendo una deformación. Esta dolencia altera y lesiona la pared del vaso haciéndola perder la elasticidad y atrofiando las válvulas. La vena aumenta de volumen porque se ensancha y se alarga produciendo tortusiodades en forma de serpiente que ocasionan los visibles paquetes varicosos en las extremidades inferiores (Fig. 1).
Esta enfermedad aparece aproximadamente en el 60% de la población adulta, con mayor afectación en mujeres.

¿Cómo se producen? La sangre que llega a las piernas a de volver al corazón venciendo a la gravedad y esto se consigue por diferentes mecanismos: la misma presión de la sangre, las válvulas que tienen las venas que impiden que la sangre vuelva atrás, la respiración y el efecto de bomba que tiene la contracción muscular de las piernas.
Cuando estos mecanismos fallan, las venas acumulan sangre y se dilatan, aparecen las temidas varices, que no son más que el síntoma primero de la insuficiencia venosa crónica.

¿Qué produce esta insuficiencia venosa? Hay varias causas que favorecen la aparición de varices. La principal es la existencia de un hábito constitucional hereditario como lo demuestra el hecho que en el 50% de los casos de personas que sufren varices se encuentran antecedentes familiares. Otra causa desencadenante de las varices son los oficios que obligan a estar muchas horas de pie (dependientes, peluqueros...). El embarazo es otra causa importante y se debe más a la alteración hormonal que modifica la pared de las venas que no a la ocupación pélvica. Los procesos que producen compresión en el abdomen como el estrechamiento, inflamaciones genitales, etc. dificultan el regreso venoso y, por lo tanto, favorecen la aparición de varices con las complicaciones que se derivan como la tromboflebitis y el peligro de embolismo pulmonar. 

¿Cuáles son los síntomas? Empieza siendo un problema estético, las arañas de venas de color violáceo, que pueden evolucionar más adelante a venas dilatadas (varices). Por otro lado puede haber personas que presenten piernas cansadas, dolor, inflamación y que mejoran levantando las piernas o poniéndose agua fría y que empeoran con el calor y estando de pie. No siempre aparecen las varices.

Hoy en día, se diagnostica mediante la realización de una sencilla prueba indolora (ecografía doppler), se consigue diagnosticar la causa que han provocado las varices, para posteriormente poder tratar específicamente este problema.

Hay dos tipos de tratamiento, el médico y el quirúrgico. El tratamiento médico consiste en medidas preventivas. El tratamiento quirúrgico se realiza cuando las varices producen clínica, cuando son de gran calibre o cuando han habido complicaciones. Este tratamiento quirúrgico consiste en microespuma y/o láser percutaneo cuando las varices son pequeñas, y cuando son más grandes se tienen que extraer mediante cirugía o utilizando técnicas como el endolàser o la radiofrecuencia.

No hay comentarios: